miércoles, 29 de julio de 2015

Peniche Barrera, Beatriz


Beatriz  Peniche Barrera

Beatriz  Peniche Barrera nació en Mérida, Yucatán, el 7 de noviembre de 1893 y murió el 27 de noviembre de 1976.

Miembro de una familia prominente, fue hija de un distinguido ingeniero, quien estuvo al servicio del gobernador porfirista Olegario Molina. Recibió una educación esmerada. Estudió la primaria en el Instituto Literario de Niñas y obtuvo el título de maestra en 1913.

En su ciudad natal, realizó trabajo docente en la escuela primaria para niñas de la profesora Fidelia Cámara; impartió también clases particulares para adultos sobre cultura general, contando entre sus alumnos según se dice, a Felipe Carrillo Puerto.

El 27 de noviembre de 1915 contrajo matrimonio con el poeta yucateco Miguel Ponce Casares (César Casal), secretario particular de José María Pino Suárez – a quien acompañó en la ciudad de México en el desenlace del gobierno maderista-, colaborador y amigo del gobernador Felipe carrillo Puerto.
Durante la gestión de los gobiernos populares de la Revolución Mexicana en Yucatán, Beatriz Peniche fue nombrada directora de la biblioteca pública Manuel Cepeda Peraza por el General Salvador Alvarado, el propio Alvarado encomendara el proyecto de bibliotecas populares. Participó en el primer Congreso Feminista en enero de 1916; mas tarde ingresó al Partido Socialista del Sureste (febrero de 1920), donde junto con otras mujeres yucatecas como Raquel Dzib, Consuelo Zavala, Rosa Torres, Adolfina Valencia y Elvia Carrillo Puerto fundó el movimiento de las Ligas Feministas del propio PSSE.

Durante el gobierno de Felipe Carrillo Puerto, participó en la organización del Congreso de Periodistas (1923); en noviembre de ese mismo año, fue postulada candidata a diputada por el segundo distrito para el Congreso del Estado por el PSSE, cuando la mujer mexicana no tenía derecho a voto, siendo la única legisladora que concluyó el bienio crucial 1924-1925 en el que ocurrió el asesinato del líder socialista de Yucatán.

Desde 1925 hizo frecuentes viajes a Cuba, donde tuvo una destacada presencia en la arena cultural habanera. Fue recepcionada en el Ateneo Cubano, como intelectual y como la primera diputada de la República Mexicana, invitada por las escritoras de aquel país, Marriblnca Sabas Alomá, Aída Peláez de Villaurrutia y Caridad Bravo Adams.

A principios de la década de los 40, fue fundadora en Mérida de la sociedad literaria Juana de Asbaje, junto con las escritoras yucatecas Sara Molina Font,  María Cristina Ceballos Gutiérrez y otras.

A lo largo de su vida, sobre todo en Mérida, desplegó una actividad periodística y literaria permanente, lo que se puso de manifiesto en sus colaboraciones en Castálida, Cervantes, Regeneración, La Voz de la Revolución, La Revista de  Yucatán, Tierra, Adelante, Fémina y el Diario del Sureste, donde sostuvo la columna Prismas. Sus colaboraciones periodísticas y literarias habaneras aparecieron en el Diario de la Marina y en las revistas Mujeres y Boemia.

Desplegó también una intensa comunicación e intercambio con escritores e intelectuales de Hispanoamérica: mantenía correspondencia con Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou y Alma Reed.

Conservando una tradición de familia, organizaba reuniones literarias y tertulias en su casa, en las que intervinieron conspicuos personajes de la intelectualidad y las artes. Entre ellos, junto a los escritores y artistas locales, se evoca a José Vasconcelos, Octavio Novaro, José Manuel Puig, Julio Antonio Mella, Tina Modotti, Augusto Cesar Sandino y Gabriela Mistral.

Como escritora abordó la poesía lírica, la epístola y el periodismo. Entre sus influencias literarias e intelectuales se encuentran Sor Juana y Alejandra Kolontain

Socialista y aristócrata refinada, feminista y esposa prudente y fiel diputada y poeta intimista, Beatriz Peniche de Ponce fue una distinguida intelectual yucateca que, no obstante haber nacido en el seno de una connotada familia durante la última década del siglo XIX, fue ganada al gobierno y al movimiento popular de la Revolución Mexicana en Yucatán, gracias a su sensibilidad y a sus avanzadas ideas sobre la sociedad y el destino de los hombres, así como la inteligente política de alianzas desplegada por los gobernadores Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto.

Obra poética:
-Lámpara encendida, Talleres de Impresión Díaz Massa, Mérida, 1970; prólogo de José Esquivel Pren.
-Poesías, Colección La Huella del Tiempo 4, Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, 1996; presentación y selección de Rubén Reyes Ramírez.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario