lunes, 29 de junio de 2015

Rosado Vega, Luis


LUIS ROSADO VEGA

(1873-1958). Poeta, escritor y dramaturgo. Nació en Chemax, Yucatán y falleció en Mérida. Estudio la carrera magisterial. Escribió para revistas y periódicos como “Pimienta y mostaza” (1903), “El Mosaico” (1904), “La Revista de Mérida”, “El Ateneo de Mérida”, “El Peninsular” y el “Diario de Yucatán”. Desempeñó actividades políticas y colaboró con el gobierno de Felipe Carrillo Puerto. Fue director del Museo Histórico y Arqueológico de Yucatán y del Ateneo de Ciencias de Tlaxcala. También residió en Quintana Roo y en Baja California, donde fue llamado para hacerse cargo de la Biblioteca José Martí en 1946.

Escribió más de 30 poemas que fueron musicalizados, entre ellos “Peregrina”, dedicado a Alma Reed, a petición del entonces gobernador Felipe Carrillo Puerto. Otros poemas: “Las golondrinas”, “Flores de mayo”, “Xkokolché”, “Crucifijo” y “Mi tierra”, musicalizados también por Palmerín. “Pasión”, “El loco” y “La canción del estudiante”, lo fueron por Guty Cárdenas; “Las flores del camposanto”, se produjo en colaboración con Filiberto Romero.

Publicó “El desastre, la obra revolucionaria del general Salvador Alvarado” (1917), trabajo que escribió en La Habana durante su exilio.

Asimismo sobresalen sus libros: “Sensaciones” (1902), “Alma y sangre” (1906), “Libro de ensueño y dolor” (1907) y “Vaso espiritual” (1919).

De sus obras de teatro se destacan “Payambé”, “Callejeras” y “La ofrenda de Venus”. Escribió también obras históricas, ensayos y tres libros sobre problemas políticos y sociales de Yucatán. Dejó asimismo, una extensa obra en verso y prosa.

Mucha de su producción la consagró a la temática regional y a las tradiciones indígenas mayas: “El sueño de Chichén Itzá” (1929), “En los jardines que encantó la muerte” (1936), “El árbol de la sangre blanca” y “La abuela caoba”. En prosa: “El alma misteriosa del Mayab”, “Tradiciones, leyendas y consejas de Yucatán” (1934), “Amerindmaya” (1938) y “Claudio Martín” (novela). También escribió “Poema de selva trágica”, el “Romancero Yucateco” y “Lo que ya pasó y aún vive”.

Sus restos mortales reposan en el Monumento de Creadores de la Canción Yucateca en el cementerio general de Mérida. Hay un óleo suyo en el Museo de la Canción Yucateca, situado en el parque de la Mejorada.[1].



[1] Diccionario de escritores de Yucatán. Peniche Barrera, Roldán y Gaspar Gómez Chacón. Compañía Editorial de la Península, México. 2003. P. 136










No hay comentarios.:

Publicar un comentario